lunes, 30 de septiembre de 2013

Formación e ¿inserción laboral?


Como consecuencia de la crisis y del aumento de titulados universitarios en paro, es normal que un amplio sector de la población considere que estudiar sirve de pocoa la hora de enfrentarse al mercado de trabajo. Si muchos de nuestros más avezados cerebros tienen que emigrar a otros países, parece que el futuro del estudiante no pasa por abrirse un camino en España. Además, no sólo es un problema de desempleo, es típico ver a muchos licenciados o diplomados -ahora con los cambios se llaman graduados- trabajando en puestos para los que su cualificación es excesiva. 



Pero si la formación no te asegura un empleo, ¿no tenerla, sí? Vamos a analizar la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2013 para intentar aclarar esta cuestión:



Fuente: Instituto Nacional de Estadística. EPA segundo trimestre 2013

Como bien refleja la tabla, a más formación, menos tasa de paro. Mientras que la gente que sólo tiene Educación Primaria tiene que enfrentarse a tasas de paro del 39,52%, los titulados universitarios, por el contrario, engloban unas tasas de paro que se sitúan más o menos en la mitad: 16,12%. La cifra de desempleo más baja la tienen los doctorados con un 5,97%. Lo que no refleja el estudio es, como os comentaba antes, el grado de subempleo que sufren nuestros titulados. Si un licenciado en Historia trabaja en una hamburguesería, está trabajando, es evidente, pero no en lo que ha estudiado. Este matiz es importante no soslayarlo.

Aunque aumenten los desempleados “formados”, sus posibilidades de inserción son ampliamente mejores. A día de hoy, todavía tenemos que creer que la formación, además de servirnos individualmente para nuestro desarrollo intelectual y personal, es una buena forma de aumentar nuestras posibilidades de ser “empleables”. Pero, ¿cualquier formación sirve para encontrar un puesto de trabajo? Ya opiné sobre la elección de estudios enfunción del mercado de trabajo en su día, y no es cuestión de repetirme.

Hay un aspecto que he encontrado en una de las noticias anteriormente enlazada que me ha hecho pensar. Cito textualmente: “(…) El informe revela que los países con un menor grado de confianza en la economía y en su evolución futura son los que menos confían en los beneficios de la educación para una vida mejor. Es el caso de España, donde el 35% de los encuestados no comparte la opinión de que una buena formación allane el camino para conseguir empleo”.

Veo que, más que centrarse en datos sobre la relación entre formación y empleo, la gente responde a las encuestas en función del estado de ánimo social que tenemos. Bien es cierto que el futuro en España no es nada halagüeño y las posibilidades en el exterior son ampliamente mejores por lo que leemos en los periódicos. Por lo tanto, el sondeo tendría que centrarse en si se va a crear alguna vez empleo en España. Ésa es una pregunta para la que no tengo respuesta… por ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada