martes, 31 de diciembre de 2013

Un repaso a este año y mis felicitaciones para todos.

Este 2013 ha sido un año muy intenso. Lo empecé recién terminado un trabajo que ya me duraba 3 años e iniciando un  proyecto que me apasiona: este humilde blog. Tras varios meses en los que publicaba un par de entradas a la semana, decidí empezar a escribir más a menudo, llegando a una media de entre cinco y seis publicaciones semanales.  Como me apasiona, desarrollar este blog es una de mis grandes actividades, disfruto como nadie y siempre es satisfactorio.
Además del blog, también he estado involucrado en una interesante experiencia: los videodebates, actividad que después retomé desde el equipo de eProform, del que hablaré luego.
Charlando y escribiendo, he ido perfilando aún más mi actitud profesional, he recuperado libros, apuntes y autores olvidados y he conseguido dar más sentido a mi vida intelectual,lo que a partir de determinados años se convierte, al fin y al cabo, en el motor que mueve tu energía para seguir de pie día tras día machacando interminables horas de trabajo.
En septiembre de 2013, tuve la suerte de ser invitado a formar parte del equipo de eProform , un ilusionante espacio relacionado con el empleo y seguramente el proyecto más ambicioso en el que he formado parte, tanto por su sustancia -abarca todos los vértices del empleo, desde la formación hasta el mundo emprendedor- como por su intensidad y alcance. Es muy difícil abrirse hueco como emprendedor, pero realmente es más difícil quedarse parado quejándote y ver cómo el tiempo lo viven otros. Si no arriesgas, no ganas, no construyes, no avanzas, y creo que este es el momento de poner toda la carne en el asador y tirarse al mar.
Aparte de  esta estupenda gimnasia mental que es escribir en un blog, he tenido el gusto de conocer a mucha gente interesante, grandes profesionales con grandes proyectos e ilusión.  El 2.0 tiene esto: desde una habitación, a través de un ordenador, puedes acceder no sólo a la base de datos más grande que jamás se ha construido, Internet, sino que  puedes relacionarte con gente con tus mismas inquietudes, metas, objetivos e incluso miedos. Sin lugar a dudas, es la red mi gran descubrimiento en estos últimos años,pero red como canal bidireccional.
Lo dicho, un año intenso. Para el 2014 tengo planeadas nuevas ideas para Politólogo en red: profundizar más en las Ciencias Sociales ,desarrollar contenido audiovisual y seguir codo con codo con mis compañeros para que eProform sea algo cada vez más grande.
A todos los que me seguís, os deseo un próspero año nuevo. Suelo recomendar actividades obvias: leer muchos libros, ver buena películas, hacer deporte y, cómo no, buscar lo que os apasiona y que os dirijáis a ello como si os fuera la vida. Muchos días vienen malos, otros mejores y otros regulares, pero vuestro camino y vuestra lucha, eso, no lo quita nadie.
Un saludo
Héctor Jerez.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Política y empleo para 2014. ¿Mejoraremos?




¿Creará España empleo en el 2014? Ante esta pregunta, mi respuesta es que no lo sé. No sabemos si bajará el desempleo lo suficiente como para alegrarnos, pero sí cabe decir que aumenta la precariedad. 

Como síntoma favorable que demostraría cierta tendencia positiva a la creación del empleo  para el año que viene, estaría fundamentalmente el dato que refleja una reducción en la destrucción de empleo y en el aumento del paro registrado. Como  describe el periódico Cinco días, “según los últimos datos disponibles de la Encuesta de Población Activa (EPA) en tercer trimestre la ocupación se recortaba a un ritmo anual del 2,7% frente al 4,7% del mismo periodo de 2012. Además, en noviembre el paro registrado descendió por primera vez en este mes. Y lo más importante, el número de desempleados en octubre (4.808.908) era menor que el de un año antes, por primera vez en los cinco años de crisis”.
Pero, claro, esto hay que matizarlo. Para empezar, la población activa -la suma de parados y ocupados- ha disminuido.



Como se puede ver en la tabla, la constante en el número de activos es de ir reduciéndose, teniendo, a fecha del tercer trimestre de 2013,  324.300 activos menos que en el tercer trimestre de 2010. Esta reducción en la población activa se debe principalmente  a varios motivos: los desempleados hastiados ya dejan de buscar trabajo, por lo que se “salen” del cómputo, o directamente se van de España a buscar nuevas oportunidades en otros países.

También hay que poner encima de la mesa otro dato: “8,2 millones tienen a todos sus miembros ocupados y 1,8 millones, a todos parados. Además hay otros 4,5 millones de familias sin ningún activo, que dependen en su mayoría de pensiones de jubilación”.

Por lo tanto, la situación plantea un panorama bastante turbio en el que no sabemos bien cómo evolucionaremos. También es importante resaltar que, además de la precariedad, el empleo que se crea es escaso. Dentrode los perfiles más demandados, y atendiéndome a un informe publicado por laconsultora Adecco, estarían los relacionados con el sector comercial y el tecnológico. Para el segundo, la formación es crucial pero, aunque todos  los desempleados se pusieran como locos a estudiar ingenierías, especialidades en SEO o finanzas, la cantidad de empleo que se crea ocuparía un porcentaje minúsculo de la gente que no tiene trabajo.

Además de potenciar la formación, hay que asegurar el crédito, la liquidez a las empresas, fomentar la actividad económica y mucho más. No puede ser que se nacionalicen bancos saneándose con dinero público y luego se regalen al sector privado.

Las políticas de empleo están vinculadas a las políticas económicas y todo, evidentemente, es política. No entro en la responsabilidad individual de cada uno para formarse, trabajar duro, movilizarse o lo que sea, pero sigo pensando que en una sociedad la economía, el empleo y la política son áreas indisolubles. ¿No afecta la formación profesional al empleo? ¿No afectan la bajada o subida de impuestos? ¿No afecta congelar el salario mínimo? ¿No afecta una mala distribución del crédito por parte de la banca sin que el Estado haga nada? Y la subida de la luz, ¿no afecta a nuestras empresas y familias? ¿Y el dineral que tiene que pagar un autónomo independientemente de lo que gane, no afecta al empleo? Pues sí, todo son decisiones políticas.

Fijaos si la política obstaculiza o fomenta el desarrollo económico que, en cualquier perfil ideológico en el que te muevas, o se santifica al Estado como gran proveedor frente a los malvados mercados o se sataniza al Estado por ser un elefante monstruoso que aplasta la mano invisible de la economía. Una actitud crítica hacia lo que hacen o dejar de hacer los dirigente que nos representan es algo sano en una sociedad democrática.
Por lo demás, como decía anteriormente, la responsabilidad individual de crecer y desarrollarse profesionalmente es vital. No vaya a ser que estemos todo el día viendo la televisión e insultando a los políticos culpabilizándolos de todos los males mientras se deja pasar el tiempo sin construir nada.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Congelación y evolución del salario mínimo en España



Leíamos hace poco en la prensa que “el Gobierno ha aprobado en Consejo de Ministros la congelación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2014 en 645,30 euros mensuales, de acuerdo con la propuesta remitida por el Ejecutivo a los sindicatos”. Esto supone unos 21,51 euros al día y, en cómputo anual, 9.034,20 euros, lo que  da 752,85 euros con la prorrata de pagas extraordinarias incluidas dentro de la remuneración mensual.

De nuevo malas noticias. Los salarios seguirán estancados eincluso bajando si la inflación sube o se generalizan los contratos a media jornada para emprendedores propuestos por la nueva reforma aprobadarecientemente por el gobierno. Porque, aunque el salario mínimo es de 645,30 euros mensuales, esta cifra sería por una jornada completa, o sea, 40 horas semanales. Todo contrato que incorpore un número menor de horas verá reducida su cuantía. Sí, amigos, en España existen los minijobs.

Pero, ¿qué es en realidad el salario mínimo interprofesional? ¿Cómo se calcula?  Si observamos lo que viene reflejado en la web del Ministerio de Empleo, el salario mínimo es:
  • La cuantía retributiva mínima que percibirá el trabajador referida a la jornada legal de trabajo en cualquier actividad de la agricultura, industria o servicios, sin distinción de sexo u edad de los trabajadores, sean fijos, eventuales o temporeros, o sean personal al servicio del hogar familiar.
  • Se fija anualmente por el Gobierno, mediante Real Decreto, previa consulta con las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas, teniendo en cuenta el índice de precios al consumo, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general. La cuantía se fija en salario/día y salario/mes y, en el caso de empleados de hogar, se fija también en salario/hora.
Veamos en cuánto se ha visto incrementado el salario mínimo en los últimos 6 años:




Como se puede ver en la tabla, desde el 2007 el salario mínimo ha subido en poco más de 74 euros, viviendo una primera congelación en 2012  y, actualmente, la que se producirá en 2014.
Muchas prestaciones y ayudas sociales se calculan teniendo en cuenta el salario mínimo, por lo que congelar este índice supone también no incrementar todas aquellas medidas que toman como referente a éste. Aunque tengamos en cuenta la evolución de los precios y nos atengamos estrictamente a esos porcentajes para ir haciendo crecer el SMI, su suma es tremendamente reducida si comparamos con el nivel medio de vida en España. Además, como decía antes, suponemos que muchos contratos a media jornada  estarán remunerados con cuantías inferiores a los citados 645 euros.

Si los salarios se reducen hasta convertirse en algo puramente de subsistencia, se impide el ahorro y se obstaculiza llevar una vida más plena materialmente hablando; una sociedad no avanza, no consume, las familias no pueden permitirse que sus hijos estudien -en el mejor de los casos; en otros, quizás ni puedan comer- por no poder afrontar los gastos, se reduce la formación y, a la larga, las empresas no invierten en I+D porque consideran que sólo se puede competir por la vía de los precios.


viernes, 27 de diciembre de 2013

Firmas amigas: "Un año nefasto económica y socialmente hablando. Por Sergio Pérez"



Hoy estamos de estreno en este blog. Iniciamos una sección de "Firmas amigas", en la que de forma esporádica gente del mundo de las Ciencias Sociales irá escribiendo artículos de interés que iré publicando aquí. Para inaugurar la sección, contamos con la colaboración de Sergio Pérez, creador y editor del blog de Economía "El Captor"
Sergio analiza el año económico que hemos vivido. La verdad es que no hay mucho motivo para el entusiasmo ni el optimismo. Los datos hablan por sí solos. Sin más dilación, os paso su artículo.


 Un año nefasto económica y socialmente hablando. Por Sergio Pérez


Con la finalización del año 2013 a punto de llegar y las campanas de la recuperación económica comenzando a sonar, el momento actual  parece propicio para realizar un balance sobre la evolución de ciertos parámetros de la economía y de la sociedad.

Desde el punto de vista de los principales agregados estadísticos, el ejercicio 2013 ha sido nefasto para variables como el empleo, la afiliación a la Seguridad Social, el crédito concedido a las empresas o la deuda pública medida tanto en términos absolutos como en relación al PIB.

La morosidad financiera -por encima del 13%- y el déficit público han dibujado trayectorias que bien podrían tildarse de “desesperantes” a lo largo de todo 2013, mientras que los desarrollos del mercado hipotecario español o del sector de la construcción han puesto de manifiesto los abismos estadísticos ocasionados por la desproporcionada magnitud de la burbuja anterior.

En términos de población, España ha presentado en 2013 la peor variación neta anual de los países de la Zona euro (registrando un descenso superior a 100.000 habitantes), al mismo tiempo que las capas más jóvenes de su sociedad se han tenido que enfrentar a las tasas más altas de desempleo y precariedad (ratio de paro superior al 50%).

El eterno asidero del turismo como motor de la contratación ha arrojado resultados de récord en recepción de turistas internacionales, una circunstancia positiva que no ha constituido, empero, más que un parche económico coyuntural fomentado, además, por contratos que en su inmensa mayoría han sido de carácter temporal.

Otro de los factores positivos que durante una gran parte del año 2013 ha sido señalado como la principal tabla de salvación de la economía nacional, el sector exterior, ha estado fundamentado en el dinamismo mostrado por las empresas de carácter multinacional, pero no por la gran mayoría del tejido industrial de pymes que hubieran podido generar una reactivación y aceleración de la economía real, que no mediática o virtual.

Estas y otras circunstancias de la realidad económica de España han sido objeto de análisis y estudio en este blog de economía que todo aquel que lo desee puede consultar gracias al hueco que Héctor ha hecho posible en esta ocasión en su blog.

El 2014 que se vislumbra en el horizonte promete cambios de mejora en la economía y la sociedad. Los grandes actores del engranaje institucional aúnan sus voces para proclamar un fin de ciclo que en España se ha hecho de esperar mucho más que en otros países similares del contexto internacional. En el terreno político, la mayoría de las iniciativas o han tardado en llegar o no han tenido la altura de miras necesaria. Esperemos que el nuevo ejercicio que ahora va a comenzar pueda dar lugar a una renovada realidad en la que los errores del pasado no sigan reiterándose otro año más.