viernes, 21 de marzo de 2014

Desigualdad en España: informe OCDE


La crisis no ha afectado por igual a todos los españoles. La OCDE ha publicado un informe con unos datos bastantes contundentes:


  • El 10% de los hogares españoles con menores ingresos perdió prácticamente un tercio de estos entre 2007 y 2010, con una caída anual del 14%, lo que representa "con mucho" el mayor descenso de toda la OCDE.
  • Los ingresos del 10% más rico en España disminuyeron en aproximadamente 1% al año, lo que supone que España ha experimentado "un fuerte aumento en la desigualdad de ingresos".
  • La Tasa de paro en España es 2,5 veces más alta que la media de la UE. El gasto en prestaciones para las personas en edad de trabajar "está apenas sobre la media", mientras el gasto por desempleado en programas de activación disminuyó en más de dos tercios entre 2007 y 2011, de unos 390 euros a 160 euros mensuales.
  • La pobreza infantil subió en 3 puntos porcentuales hasta el 21%, frente a la media del 13% de la OCDE entre el 2007 y el 2013.
  • El paro se incrementó a un ritmo de más de 13 mil desempleados por semana. De los 5.8 millones de desempleados, 45% son desempleados de larga duración.
  • 4 de cada 10 desempleados no recibe prestaciones de desempleo y los subsidios monetarios para personas de bajos ingresos (asistencia social) son modestos, alrededor de la mitad del ingreso que define la línea de pobreza.
  • 1 de cada 5 adultos entre 15 y 24 años no tiene trabajo ni está preparándose para la vida laboral. La tasa de individuos llamados NEET (jóvenes que no trabajan, estudian o siguen una formación) es la quinta más alta de la OCDE. Además, una cantidad creciente de jóvenes ha emigrado.


Estos datos son tremendos. ¿Se puede seguir aguatando una situación tan dura?

El estudio también determina que la recuperación económica tardará mucho y, recalco, mucho en resolver los graves problemas económicos y sociales que se están enquistando en nuestro país. No se puede reducir la desigualdad ni terminar con la brecha existente entre ricos y pobres en dos meses, ni tampoco creando un empleo precario que a duras penas dé para sobrevivir.
El grave deterioro del empleo, el paro y la pobreza, plantean un panorama desolador que obliga no sólo a las autoridades públicas a reaccionar, sino a todos nosotros. ¿Volverá la burbuja del ladrillo que nos obnubile a todos creyendo que somos nuevos ricos? Lo dudo mucho y si esperamos a que la solución venga a base de pelotazos, habrá que esperar sentado.

Os dejo un gráfico dinámico para que podáis comparar España con el resto de países de la OCDE.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada