viernes, 31 de octubre de 2014

Nuevo artículo: "Empleo, ofertas y networking"

Artículo publicado también en eproform

Dado que el mercado laboral se está trasformando radicalmente -predominando cada vez más los trabajos temporales, de media jornada o, directamente, los ofrecidos a autónomos-, debemos conocer también por dónde se mueven las ofertas de empleo en este universo cambiante.
Según un estudio realizado por Lee Hecht Harrison, “sólo el 20% de las ofertas de empleo que se generan en España es visible. Esto significa que el otro 80% permanece en lo que se denomina mercado oculto o no visible de las ofertas de empleo”.

Las empresas, mayoritariamente, prefieren no hacer públicas sus vacantes; optan por acudir a sus propias fuentes de reclutamiento cuando no piden referencias a personas de confianza. Pongo un ejemplo práctico: supongamos que tenemos un bar y necesito un camarero. Antes de acudir al servicio público de empleo, a las ETT, a las agencias de colocación, etc., prefiero buscar en mi círculo cercano. Si no hay nadie, pregunto o bien a la gente que trabaja conmigo o a los amigos. En último caso, si dentro de mi red no encuentro a nadie, entonces me decantaré por otras redes más bien formales.

Si nos situamos en el otro lado, desde la perspectiva de la persona que busca trabajo, es evidente que nos interesa estar en aquellos círculos en los que pueda predominar la contratación de personas con nuestro perfil. Sé que somos pesados con lo de la red de contactos, pero es que las cifras hablan por sí solas.
¿Cómo puedo integrarme en esta red? Además de presentar tu autocandidatura, o sea, el envío del currículum de toda la vida, podemos articular otro tipo de estrategias.

En un interesante artículo de Expansión se establecía como meta tomarnos la búsqueda de empleo como un trabajo. Bajo el título de “Ocho horas para encontrar tu próximo puesto de trabajo”, nos aconsejaban ordenar nuestro tiempo para acometer varias actividades que creo que son interesantes:
  • Dividir la acción en zonas geográficas y acudir personalmente a ofrecer la candidatura personal.
  • Quedar a comer con algún contacto
  • Buscar contactos a través de las redes sociales o acudir a ferias, foros y eventos en los que encontrar y conocer profesionales que puedan ayudar a encontrar un nuevo puesto.
  • Si conseguimos hacer algún contacto en estos eventos anteriormente citados, no sería mala idea quedar a tomar un café.
Es evidente que esta puesta en marcha es exigente, pero todos sabemos que buscar trabajo es un tremendamente duro. Las probabilidades de encontrar un empleo en ese mar inmenso de ofertas efímeras que vemos todos los días -que, a la postre, me parece de una saturación permanente- es baja. Incrementaremos nuestras posibilidades dándonos cuenta de que, como ese bar imaginario al que aludía, es estar en el círculo adecuado lo que nos abre más puertas.
Si, como yo, sois personas activas en redes sociales, es el momento de diseñar un buen plan – en caso de que no lo tengáis-. No hay que olvidarse de participar en los Grupos de Linkedin de especial interés, seguir las cuentas de Twitter de profesionales de nuestro sector o disociar el Facebook profesional del personal. Además, un blog profesional que os sirva como herramienta de administración y gestión de toda la información de vuestro sector llamará la atención de aquellas personas y/o empresas que os puedan contratar.
@hecjer

jueves, 30 de octubre de 2014

El empleo juvenil en España




Fuente: 20 minutos
Se ha publicado por parte del INJUVE un interesante informe sobre el empleo juvenil realizado por Equipo de Investigación FundaciónNovia Salcedo.   El panorama que nos encontramos en las nuevas sociedades avanzadas es que: 

“Los empleos seguros, que fueron habituales para generaciones anteriores en las economías avanzadas, resultan casi impensables para la juventud actual. El empleo informal sigue estando muy extendido entre los jóvenes, y la transición al trabajo decente y digno es muy lenta y complicada. Las cifras que maneja la OIT reflejan que actualmente hay  73 millones de jóvenes desempleados en edades comprendidas entre  los 15 y 24 años.” (pág.10)


Si la flexibilidad se torna en precariedad, los jóvenes lo tienen muy crudo para construir su propio proyecto de vida y familia con sueldos temporales y escasos.  Se estima que “En 2011, el empleo juvenil a tiempo parcial como proporción del total del empleo juvenil en Europa era del 25 por ciento. Otro 40,5 por ciento de los jóvenes empleados en la región trabajaban con contratos tem­porales”. (pág. 20)


Seguimos leyendo “la tasa de desempleo juvenil alcanzó en 2012 un nivel sin precedentes  en los últimos decenios del 18,1 por ciento, aumentando hasta un 24,9  por ciento en las economías desarrolladas y la Unión Europea entre  2008 y 2012”. En España supera el 50% y en Andalucía, por ejemplo, el 60%. Si no existiera la red familiar esta situación provocaría graves disturbios y tensiones sociales.


¿Qué motivos podemos destacar que expliquen esta situación? El informe enumera algunas:

·          La sobreeducación y el exce­so de competencias coexisten con la subeducación y la escasez de competencias” (Pág. 13). Es importante, puesto que por ejemplo en España pasamos de gente muy cualificada a otra que sólo tiene la ESO. Los jóvenes con escasa cualificación son los que engrosan las cifras  del paro.


·         “Todos los jóvenes, dondequiera que vivan y cualquiera que sea su procedencia, necesitan adquirir competencias que los pre­paren para ocupar empleos dignos a fin de poder prosperar y participar plenamente en la sociedad”. (Pág. 15). En este sentido, es importante también recalcar la responsabilidad del poder político en dinamizar políticas educativas y laborales que se enfoquen a la inserción profesional de los jóvenes.


El estudio continúa analizando la situación de España a través de los datos de la Encuesta de Población Activa, además de hacer un repaso a las distintas medidas existentes tanto en la UE como en nuestro país para fomentar la empleabilidad y la inserción de los jóvenes.







Lecturas recomendadas.

No os perdáis esta noticia: “Casi la mitad de los titulados universitarios que trabaja no tiene un empleo acorde a su nivel de estudios”. Esto relativiza un poco  los datos a los que me hice eco aquí sobre la inserción laboral de los estudiantes.  Que el porcentaje de paro de las personas con formación sea menor no quiere decir que trabajen en lo que han estudiado, ni siquiera que sus trabajos no sean precarios.


martes, 28 de octubre de 2014

¿Se avecinan cambios políticos? Las encuestas aúpan a Podemos




El  pasado sábado por la noche el nuevo programa de Telecinco “Un tiempo nuevo” dio a conocer una encuesta electoral encargada a Sigma Dos. En ésta, Podemos se convertiría en la segunda fuerza política de España si hoy hubiera elecciones generales, adelantando a PSOE y a IU y quedándose a tan sólo a 4 puntos del Partido Popular, que seguiría siendo el partido más votado.
Específicamente, los porcentajes serían los siguientes: 



PP (28.3%), Podemos (24.1%), PSOE (23.7%), IU (5.2%), UPyD (3.7%), ERC (2.6%), CiU (2.5%), C’s (1.8%) y PNV (1.2%).

En caso de que las urnas confirmaran este panorama, se  plantean una serie de escenarios:

  • ·         Una unión Podemos, PSOE e IU, que supondría el 53% del electorado.

  • ·         Una suma PP-PSOE, que daría como resultado un 52%.

Lo evidente es que, desde las elecciones europeas, el bipartidismo está muy tocado. Es cierto que todavía ambas organizaciones tienen capacidad de reaccionar -como hemos visto, aún suman más del 50%-, pero los hipotéticos escenarios  no dejan mucho margen de maniobra. Aunque PSOE y PP sean partidos con amplio apoyo, a no ser que se pongan de acuerdo entre ellos, todo parece  pasar por amplias coaliciones en las que se integre o, por lo menos, participe Podemos. 

España necesita una catarsis, es evidente. A la crisis socio-económica que tenemos hay que sumarle todos los casos de corrupción, que han encontrado en Caja Madrid un ejemplo de cómo todas las organizaciones, tanto políticas como sindicales y empresariales, tenían muchas manzanas podridas. Que una mayoría creciente identifique a un partido nuevo -con un dominio del marketing político y la comunicación excepcionales y con una organización que se empieza a movilizar con ilusión- como alternativa, no es de extrañar. Lo raro sería que algo parecido a Podemos no hubiera surgido. No hay que rasgarse las vestiduras porque prolifere una nueva conciencia social ante los problemas. Al fin y al cabo,  la democracia es pluralidad.

Si entre los principales problemas de España, según el CIS, están la corrupción política y la clase política, en fin, no hay que ser politólogo para ver que el hartazgo ciudadano buscaría otros canales -diferentes a los tradicionales- para movilizar su indignación. Primero fue el 15 M como algo distinto encaminado a cambiar las cosas. Podemos está sabiendo canalizar ese movimiento, y eso le da frescura. Su transparencia a la hora de discurrir sobre los problemas internos, la aplicación de técnicas innovadoras como votar por Internet las propuestas y la alta capacidad de liderazgo de sus principales representantes le están dando fuerza. Su mensaje cala y eso da audiencia a los programas. Le han facilitado un micrófono y lo ha sabido optimizar. 

Otra cosa es cómo gobernaría si ostenta el gobierno. Las altas expectativas que está creando quizás puedan frustrar a muchos cuando sus miembros gestionen las instituciones y no pueda desarrollar todo su programa. O quizá esté y equivocado y mejore la situación si gana las elecciones. Pero en política ilusionarse mucho es peligroso. Más vale ser cauto, prudente y algo escéptico. De promesas incumplidas está el mundo lleno y el poder es algo que se tiene que tomar muy en serio.

Sé que todavía hablamos de sondeos, pero no nos olvidemos de que las encuestas pueden influir en el voto. Es posible que el electorado del PP se movilice ante el miedo de que Podemos gane. Pero, por otro lado, también es probable que esta vez el voto útil de la izquierda no vaya al PSOE, lo que explicaría una subida espectacular de  la fuerza de Pablo Iglesias y un  duro golpe para IU.
No podemos decir que el panorama político no está entretenido.


viernes, 24 de octubre de 2014

Trabajar y seguir excluido




Atención al titular: El 12,3% de los trabajadores están por debajo del umbral de pobreza”.   Este  dato nos plantea -o debe plantearnos- la siguiente reflexión: tener empleo ya no es sinónimo de inserción social. Si sumamos a esta estadística los desempleados en riesgo de exclusión, se dibuja un panorama indignante y preocupante.



La Fundación 1º de Mayo ha elaborado un informe que tiene por nombre “Pobreza y trabajadores pobres en España”. Si nos comparamos con Europa, sólo  Rumanía (19,1%), y Grecia (15,1%) nos superan en trabajadores pobres.


Jóvenes, muchos autónomos, trabajadores con menores a su cargo, precarios… son colectivos que engrosan esta humillante estadística. Un salario mínimo de 700 euros para contratos a jornada completa se puede ver drásticamente reducido en sus cuantías cuando se disminuye la jornada laboral. Esto desemboca en contratos de miseria que no permiten a una persona cubrir sus necesidades básicas. Si este es el camino para ganar competitividad, nos vamos a dejar a mucha gente en el camino.


¿Por qué existe esta situación? En primer lugar, porque la bajada salarial provoca una pérdida de poder adquisitivo importante. Además, las altas tasas de paro hacen que “sobre” gente, por lo que se imponen trabajos y contratos -cuando están dados de alta- con condiciones muy discutibles. Si la prioridad del gobierno es crear empleo de este tipo, no saldremos de la crisis nunca. Aún digo más, si trabajar no te da para comer, te sentirás un excluido de por vida, por lo que la indignación y frustración ciudadana seguirán siendo permanentes independientemente de si se trabaje en las condiciones anteriormente descritas o si se esté en paro.  

Para ilustrar cómo han bajado los ingresos, analicemos el siguiente  gráfico.




Gráfico extraído del informe.



Vamos a ver un par de gráficos más para hacernos una idea de la situación que atravesamos en España:




Tasa de riesgo de pobreza de ocupados por cuenta propia y ajena en España y UE-28 | Fuente: Eurostat 2014 . Publicado en: http://www.nuevatribuna.es/articulo/economia-social/pobreza-y-trabajadores-pobres-espana/20141017204945108340.html




Tasa de pobreza infantil en la Unión Europea, 2012 (en %)

Estamos muy lejos de la Europa de los 15, que es el camino que debemos perseguir. Y eso que en la época de la burbuja inmobiliaria estábamos en la “Champions league” de la economía mundial. Los índices de pobreza y exclusión nos obligan a replantearnos de nuevo la importancia del reparto de la riqueza más allá de los datos macroeconómicos del PIB. Es posible que crezcamos, pero que la pobreza no se vea reducida. Es importante atisbar al final del túnel un panorama más optimista para la sociedad en su conjunto, y no sólo para minorías privilegiadas.