domingo, 26 de noviembre de 2017

Internet y anonimato: ¿espacios de odio?


Resulta que los jóvenes de ahora, aquellos a los que erróneamente se les llama nativos digitales (utilizan la tecnología, pero no tienen por qué hacer un uso correcto de ella), son seguidores no solo de redes sociales como Instagram. Se están dando casos de usuarios en redes como “ThisCrush”, cuyo principal atractivo es que se pueden dejar comentarios de forma anónima. Y digo principal atractivo porque este espacio tiene la estética de los foros de antaño, nada novedoso ni atractivo desde el punto de vista visual.

Es cierto que, en cierta medida, Internet supone la pérdida del anonimato, porque nuestra identidad digital al final proyecta una imagen que es la que se le queda a la gente; pero, por otro lado, levanta una pantalla en la que, refugiándose para no dar nombres reales, se utilizan las redes sociales y los foros para emitir insultos y mensajes de odio. Esto da pie al crecimiento del ciberbullying, así como la impunidad ante comentarios totalmente dislocados más propios de personas con algún problema profundo de comportamiento cívico.

¿Qué motiva a los jóvenes a meterse en estos foros? Pues a algunos, el cotilleo; otros se internan para insultar; otros para buscar espacios en los que no ser detectados. Redes como This Crush no son más que el típico foro de toda la vida en el que todavía el anonimato puede ser un valor. Por eso, es importante que, si se detectan mensajes de ciberbullying o insultos, al igual que en Twitter u otras redes, automáticamente se denuncien.

Internet se ha convertido en una zona donde se desahoga la gente y parece que hay mucho veneno por ahí circulando. Ya no es un asunto del típico troll que busca atención, sino que estamos ante problemas de orden público, porque no se puede dar impunidad a las amenazas en la red y a todo tipo de injurias e infamias. Pero claro, si queremos enseñar a los chavales a hacer un uso responsable de la tecnología, los padres deben dar ejemplo, y vemos como muchos adultos sueltan diarreas mentales en las redes a tontas y a locas creyéndose  graciosos cuando son maleducados - por no utilizar otro adjetivo calificativo-. Ya sea en  Whatsapp  , Twitter o Instagram, las normas protocolarias son muy importantes si no queremos circunscribir las redes sociales a un universo de críticas destructivas sin poco margen para lo positivo. ¿Quién quiere estar en una plaza pública donde todo el día se están lanzando improperios?


2 comentarios:

  1. No estaría mal un manual de protocolo y etiqueta para el uso de las redes sociales.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Suele existir, pepe. Es el código de buena educación de cualquier foro, pero a muchos les da igual. Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar