jueves, 28 de abril de 2011

Sumergida economía, cuándo aparecerá…


Los datos de la economía sumergida son para quedarse de piedra, por mucho que todos sepamos que existe esta lacra. Según he podido leer en la prensa, “el empleo sumergido mueve 82.500 millones de euros, casi el 8% del PIB”, lo que a grandes rasgos es un “23,3% del PIB en España, lo que supone cerca de 245.000 millones anuales, de los que 161.647 millones de euros, el 65,9%, proceden del fraude fiscal". Es para quedarse congelado, sobre todo viendo el panorama de rebaja de salarios de los empleados públicos y los recortes sociales. Resulta que se declara que se gana no ya menos, sino mucho menos, y creo que con la excusa del derroche de los políticos y el “parasitismo social” como escudo defensor. La verdad es que la cultura de la evasión fiscal y la picaresca están muy arraigadas en nuestro país. Recordemos a Lázaro de Tormes.
Creo que se percibe que lo que recibimos del sector público -sanidad, educación, carreteras, seguridad…- viene caído del cielo sin coste ninguno. Mañana se publicará la encuesta de población activa de este trimestre y nos acordaremos de ese 8% de empleo sumergido. Las medidas para atacarlo son múltiples, aunque el ingenio del que quiere hacer las cosas de otra manera siempre se impone. De hecho, también he podido leer en prensa que el gobierno prepara una batería de medidas para sacar a flote ese empleo sumergido. Qué efectos tendrá lo veremos con el tiempo. ¡Ay, sumergida economía, cuándo aparecerá…!

miércoles, 27 de abril de 2011

La maldición de la Inflación


El Banco Central Europeo ha decidido subir los tipos de interés. Ante la inflación, las mismas recetas de siempre, con el mismo análisis ortodoxo. Da igual que en España la inflación se deba a la subida del petróleo y no al calentamiento económico por un fuerte crecimiento. Al borde de la estaflación, altos índices de paro y subida generalizada de precios, con las familias ahogadas por la deuda y las empresas con grandes dificultades para acceder al crédito, se decide que el dinero está muy barato. La Unión Europea es como un hospital donde cada enfermo tiene una dolencia. Si a Alemania le duele la cabeza, a todos se nos receta una aspirina, aunque muchos países tengan úlcera. La verdad es que la obsesión monetarista del Banco Central Europeo distrae de los que ahora mismo son los principales problemas: el paro y el estancamiento económico. Cuando nos suban las hipotecas, actualmente único instrumento de las clases no adineradas para acceder a una vivienda, la contracción del consumo será mayor, sumado a un sector público que tiene prohibido gastar. Esperemos que el aguacero dure poco.

martes, 26 de abril de 2011

Red social y política


Cuando algo es novedad se le suele atacar, aún más cuando esta novedad se confunde con manías de jóvenes. Las redes sociales, aunque ya llevan algo de tiempo funcionando, son algo nuevo de lo que ya he leído y escuchado algunas críticas; también elogios exagerados, ya que tampoco creo que dichas redes sean panacea de nada. Lo que sí han demostrado es una fuerza brutal en el mundo de la comunicación. Como dice Manuel Castells en su genial libro “Comunicación y poder” (Alianza Editorial, 2009), la comunicación en red no se basa en compartir cultura, sino en la cultura de compartir. La información pasa de unos a otros, se comparten ideas, blogs, millones de datos que no sólo sirven para el entretenimiento, sino para el propio trabajo. La información es poder. La política, entendiéndose como ese conjunto de actores que pretenden alcanzar el poder para desarrollar su programa ideológico, no puede darles esquinazo o usarlas simplemente como propaganda sin establecer diálogo alguno con los internautas. Pulsar el ratón no es lo mismo que una manifestación de un millón de personas, por ahora estoy de acuerdo en eso; hay que dar la cara y mojarse, pero quizás esas sinergias que se consiguen en la red, esas simpatías alrededor de cualquier causa, pueden ser la base de un movimiento o cibermovimiento que debemos observar con interés. Si no, deberíamos sentarnos y pensar: ¿de qué cosas de la actualidad política y social nos hemos enterado principalmente a través de Internet? Empezaríamos con Wikileaks, el caso de Islandia y su revolución pacífica y podríamos seguir. Lo importante no sólo es la herramienta, sino el uso que se haga de ella.

COMENZAMOS


Hoy empiezo este nuevo blog titulado “Politólogo en red” y que estará relacionado con las Ciencias Sociales y el empleo. Lo compaginaré con “Palabras desde el sótano”, mi otro blog de temática cultural. Pretendo tan solo abrir una ventana y asomarme a ver lo que pasa en la sociedad, mostrando mi humilde opinión profesional como Politólogo experto en el mundo laboral. Las secciones con la que contaré son: Mundo Empleo, Economía/Desarrollo, Estadísticas/Estudios, Comunicación y Política. Espero que os guste y os sirva. Bienvenidos.