lunes, 26 de diciembre de 2016

Tres herramientas que utilizo para gestionar la información: Hootsuite, Google Drive y Feedly

Hay tres herramientas fundamentales que, para mí, son las más importantes a la hora de trabajar en este universo llamado Internet.

Ya seas trabajador independiente y colaborador de varias empresas, como es mi caso, ya pertenezcas a una sola corporación o estés desempleado y gestiones tu propio proyecto profesional en busca de clientes, las herramientas de gestión de la información son básicas - repito, por si no me oye alguien-, esenciales para planificar, optimizar y monitorizar nuestra presencia. No perder el tiempo se convierte en nuestro principal objetivo, amén de ser capaces de conseguir los mejores recursos informativos para aprender lo máximo en la sociedad red.

Yo no distingo proyectos profesionales independientes, como pueden ser los de un autónomo o alguien que trabaja por proyectos, de los de aquellas personas que estén insertadas en una empresa más grande. Cada profesional debe hacerse cargo de filtrar la información de la mejor forma posible, incrementando así no solo su productividad, sino también su posibilidad de ampliar conocimientos de forma autónoma.

Primera herramienta: Feedly

Antes era Google Reader, ahora es Feedly. Este lector me permite recopilar en una misma página todas aquellas actualizaciones de los blogs y webs que sigo. Es una de mis principales herramientas de trabajo. Creando listas, soy capaz de seguirle el rastro a decenas de publicaciones sin perderme nada. Si, por el contrario, tuviera que ir una a una mirando a ver si se han actualizado, malgastaría un tiempo considerable.

En el menú de la izquierda están las listas que he creado y a la derecha se verán los enlaces; en negrita, aquellas entradas que no he leído. Puedes guardar el artículo para más tarde y compartir en las distintas redes sociales sin necesidad de salir de Feedly. Una gozada de herramienta, sin lugar a dudas.


Hootsuite
Es otra de mis herramientas preferidas. Descubrir Hootsuite fue algo místico, si se me permite la palabra. Es cierto que existen otras posibilidades en la competencia, como Buffer o EveryPost, pero yo utilizo esta. Poder programar tu contenido a la hora que te interese, organizar tu panel en columnas para no perderte nada de ninguna red social, entre otras posibilidades que permite esta herramienta, la convierten en algo esencial en mi trabajo. 


Si te decantas por organizar tu información en relación a Twitter, podrás añadir columnas en las que aparecerán menciones, retuits, las listas que hayas creado o, si quieres grabar alguna búsqueda en función de una palabra clave, podrás tener organizado todo lo que se publique con el hashtag que te interese. Yo tengo una columna para aquellos tweets que lleven el hashtag #empleo y #redessociales.

Google Drive
Trabajar en la nube ya es una necesidad para mucho de nosotros. En Drive puedes guardar archivos o crearlos. A la hora de crear, tienes distintas opciones: documentos de Google (procesador de texto), hojas de cálculo o presentaciones. Pero las posibilidades son infinitas. Puedes compartir con otras personas el  documento para trabajar en equipo y en red. Además, encontrarás  múltiples aplicaciones, entre las que destaco PDF Mergy, que es una herramienta que te permitirá, por ejemplo, unir varios PDF. Sin embargo, no es la única herramienta  de Google que podrás utilizar para trabajar. Menciono algunas más:


  • Calendar. Para mí es esencial organizar mi agenda aquí. Asimismo, podrás invitar a otros contactos e, incluso, puedes activar la videollamada para crear una sala en hangout que te permita reunirte con ese contacto.
  • Google Keep. Es una herramienta para escribir notas, parecida a EverNote. Puedes anclar las notas y archivarlas como recordatorio, hacer anotaciones, anclar notas de voz (en la versión móvil las posibilidades son amplias)… y  más cosillas. Se une a Calendar, lo que te permite trabajar con ambas herramientas de forma eficaz.
  • Formularios. Si estás interesado en crear un cuestionario de calidad, esta es tu herramienta. Fácil y concisa.

Espero que os sea de ayuda este artículo. 




lunes, 19 de diciembre de 2016

Información en las redes sociales: ¿sabemos diferenciar lo verdadero de lo falso?


Una persona puede utilizar el tablet perfectamente, descargar vídeos, navegar, escribir o, incluso, organizar la información de forma eficaz cuando quiere comprar algún producto. Sin embargo, quizás en Facebook o en la red social que utilice, puede leer una noticia en la que se diga que Napoleón fue un personaje del Neolítico y compartirla como algo real. Esto, que es una parodia, se puede extrapolar a noticas falsas sobre cualquier situación actual.  

La nueva palabra que denomina este fenómeno es la “posverdad”. Este concepto apela a algo que ya sabíamos, que es que la gente cree lo que quiere creer. Los hechos no cuentan para contrarrestrar contenidos y noticias que viajan a la velocidad de la luz. Como vivimos tiempos de relativismo en los que parece que la búsqueda de la verdad es algo reaccionario, cada persona puede opinar lo que quiera aunque sea falso y soltarlo en las redes sentando cátedra. La campaña de Trump está llena de mentiras, pero, total, a quién le importa con tal de que gane. Es cierto que un ciudadano normal no tiene recursos para contrastar todo lo que sale en la red, de ahí que sean necesarias herramientas que permitan descubrir bulos y mentiras lo más rápido posible.

Tras leer algún artículo de Enrique Dans sobre Trump y el papel de Facebook en la difusión de noticias, no paro de reflexionar sobre si sabemos realmente gestionar la información. ¿Cómo reconocer  si una noticia es falsa o verdadera? Pues es sencillo: simplemente contrastando. Lo que ocurre es que la gente cree lo que quiere creer (me repito) y, en muchas ocasiones, prefiere mover un bulo que ratifica su forma de pensar a realizar una labor  de filtrado de información.  Tenemos miedo de replantearnos nuestra forma de pensar. Voy a darles la razón a los filósofos que se quejan del papel irrelevante al que han destinado su asignatura en el sistema educativo. Quien nos quita herramientas para pensar nos quita libertad.

Si no sabemos usar la Tecnología con espíritu crítico, no sabemos usarla correctamente. Si pones a un burro delante de un MAC, sigue siendo un burro. La formación es básica para aprovechar toda la grandeza de Internet. Si no, se convertirá en un estercolero cuyo hedor nos impregnará a todos.  En mi caso, llevo años intentando poner mi grano de arena, ya sea con este blog o como voluntario de una ONG para ayudar a la gente, en la medida de mis limitadas posibilidades, a que aprenda a gestionar mejor la información. Se trata de que filtremos bien, de que nos cuestionemos las cosas y de que estudiemos bien las fuentes de las que procede una información, además de hacer un uso seguro de nuestros contenidos personales Pero aun así, debemos seguir trabajando mucho para no desaprovechar uno de los grandes inventos de la historia de la humanidad: Internet.

La obsesión por emitir tweets o mensajitos cortos buscando ser el más gracioso y original de la clase, aburre. Se sustituye el debate pausado sobre determinados asuntos por insultos o muestras de odio creyendo que así se hace algo por una causa imaginaria. Pero es normal. Si los medios de comunicación buscan más la polémica que promover debates, las redes sociales se han convertido en un buen mar donde pescar. No se trata de utilizar Facebook para reflexiones metafísicas, pero sí alertar de que cuando todo el mundo grita los argumentos no se escuchan.
Deberíamos, como bien apunta Dans, crear un sistema que ponga en cuestión noticias falsas. Y esto no es censura, es simplemente  luchar por la calidad de la información.  Otra cosa es que estemos alerta para que estos mecanismos no sean utilizados de forma perversa.

Lecturas recomendadas
No os perdáis estos interesantes artículos:


martes, 13 de diciembre de 2016

Mi nuevo artículo en JobsHunters ya disponible. #Empleo

Ya se encuentra disponible mi nuevo artículo en la revista JobsHunters. Esta vez ha tocado reflexionar sobre las grandes transformaciones que ha vivido la búsqueda de empleo como consecuencia de la revolución tecnológica.
Para leer el artículo visitad el siguiente enlace

martes, 6 de diciembre de 2016

Datos paro registrado noviembre 2016



Que no, que no hemos salido de la crisis. Por mucho que registremos récords en turismo y en comprar en el Black Friday, los indicadores del desempleo de este mes de noviembre son muy negativos. Según podemos leer en laprensa, “el desempleo creció en 24.841 personas, de forma que el mes cierra con 3.789.823 desempleados. Si analizamos las cifras de forma desestacionalizada el dato también es malo: el incremento en este caso es de 14.543 parados. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, se pierden 23.764 cotizantes, por lo que la cifra de afiliados se reduce a 17.780.524 personas.” Habrá que analizar la EPA para conocer cuáles son los datos de población activa.

Aunque el último año los cotizantes a la Seguridad Social se han incrementado en medio millón de personas, a todas luces este dato no es suficiente y hay que seguir trabajando para mejorar. Que bajen los cotizantes en la Seguridad Social es un problema grave. Pero lo es también que las nuevas cotizaciones, producto de contratos con salarios bajos, tampoco consigan solventar el problema que tenemos con la hucha de las pensiones. Si no nos tomamos en serio la necesidad de mejorar las condiciones salariales y crear más empleo de forma urgente, los problemas se nos acumulan.


Fuente de la imagen: el Blog Salmón
En relación a la contratación, seguimos con la tendencia de predominio absoluto de la contratación temporal.  “En noviembre se registraron 1.743.708 contratos, lo que supone una subida de 138.865 (8,65%) sobre el mismo mes del año 2015. Sin embargo, solo 154.854 contratos fueron con carácter indefinido (el 8,88% del total de contratos). El resto de contratos, hasta completar el total de 1.743.708 del mes de noviembre de 2016, son 14.042 de carácter formativo y 1.574.812 otro tipo de contratos temporales.”

Si nos comparamos con el restodel mundo desarrollado, podemos darnos cuenta de que España está en una muy mala situación en relación a su porcentaje de desempleo. “La tasa de desempleo en la eurozona el pasado octubre cayó hasta el 9,8%, una décima menos que en septiembre y el nivel más bajo desde julio de 2009. Como referente, al otro lado del charco, en Estados Unidos, el paro se situó en el 4,9% en octubre”. Sí, señores y señoras, tasas de paro por debajo del 10% y, en el caso de EEUU, por debajo del 5%. Y mientras, en Europa y EEUU gananelecciones políticos muy polémicos. ¿Qué podemos esperar en España?

jueves, 1 de diciembre de 2016

Hablando sobre el blog, la estrategia profesional y la motivación


Vivimos en un país en el que rápidamente creamos una burbuja con cualquier cosa que aparentemente le funcione a unos cuantos. Internet en general, y el 2.0 en particular, son ejemplos de esto. Todo el mundo quiere estar, sin saber bien cómo estar, en las redes sociales y pretende que, de un día para otro, le lluevan las ofertas de empleo. Pero no cualquier empleo: si se tiene un canal de Youtube, en dos semanas se quiere ser el Rubius. No es de extrañar que compremos tanta lotería. Somos gente de fe en la suerte, pero el trabajo duro a largo plazo no entra en nuestras ecuaciones. Luego vienen las frustraciones y la frase que más odio cuando sale de alguien que ni siquiera lo ha intentado: “esto es pa ná”. ¿Ni siquiera has empezado  y ya te rindes? ¿Realmente lo has intentado todo?

Hace poco leí un artículo de AndrésPérez Ortega sobre este asunto en el que criticaba el exceso de expectativas en el 2.0 como estrategia de branding personal. El blog, que es mi herramienta primordial, como tal no deja de ser una instrumento de visibilidad que te permite estar en contacto con perfiles parecidos a los tuyos. Además, se convierte en una buena herramienta de trabajo, pues te facilita organizar tu información, estar al día en tu sector y trabajar con contenidos de interés. En mi caso, si no llega a ser por el blog, no hubiera tenido ninguna de las oportunidades profesionales que estoy teniendo últimamente. No es porque me conocieran a través de él, sino que, gracias a escribir todas las semanas durante más de cinco años, me he ido especializando en un ámbito profesional determinado. Porque soy blogger, hice un curso de más de 500 horas de Comunnity Management, cursos de SEO y SEM, leo mucho sobre Internet e, incluso, tengo un Máster en Problemas Sociales  y la línea de investigación de mi TFM fue la Brecha Digital en la búsqueda de empleo. El blog me ha abierto puertas… para trabajar más contenidos. Cuando doy una charla o un taller, busco en mi blog la información y siempre consigo estar  al día en cualquier herramienta. Ese es mi objetivo principal, no ganar dinero con una publicidad que tengo insertada que apenas me da nada.

Tenemos demasiada ansia por el corto plazo. Entiendo que una persona que está desempleada tenga prisa, pero las estrategias profesionales son a largo plazo. Cuando uno decide estudiar una carrera, sabe que le esperan unos cuantos años. Inviertes para luego recoger algo. El blog es un espacio donde inviertes tiempo porque te gusta estar al día. Que luego eso te permita ser reconocido, estupendo. Pero si quieres dar el pelotazo, busca otra actividad. Aquí se trata de perseverar. Y ya es hora de que valores como la perseverancia, el sacrificio y la autodisciplina se vayan imponiendo (sin necesidad de caer en el sadomasoquismo). También la empatía y la gestión de las emociones, no digo que no, pero es que lo queremos todo fácil y el mundo no funciona así. En esta vida todo cuesta esfuerzo y luchar por lo que crees y te gusta es algo que debemos tener muy claro si queremos conseguir objetivos. Cuando escucho a  determinados “expertos” diciendo que no hay que esforzarse porque la pasión lo mueve todo, me pregunto: ¿lo dicen en serio? No os engañéis con cantos de sirena. Decir lo que quieres escuchar no es un negocio para ti, sino para el que te lo dice. Algo así como en la política. Pero ese es otro tema.

A mí muchas veces no me apetece actualizar mi blog. Hoy, domingo a las 10:50 de la mañana, por ejemplo, estoy escribiendo este artículo que publico este jueves. Debería estar haciendo otras cosas, como pasear por la playa, ver las nubes o hacer alguna excursión, pero es el único hueco que he encontrado y tengo que aprovecharlo. Otras veces no me apetece seguir haciendo cursos. O enviar algún currículum o llamar a muchas puertas o ir al gimnasio a entrenar duro. Pero cuando miro hacia atrás y veo todo lo que he trabajado, me digo: “he hecho cosas y puedo hacer mucho más”.  De eso se trata, amigos: de progresar, de evolucionar y mejorar. Y así hasta el fin de nuestros días. No hay que detenerse ante la adversidad. Como decía Wiliam Blake: “he de tener mi propio proyecto o vivir esclavo del de otra persona”.


Para concluir, no quiero obviar la cuestión de las redes sociales. Las redes sirven para gestionar tu información, ya sea la que recibes o la que puedes trasmitir. Hace unas semanas di algunos ejemplos para optimizar Facebook. Parece que sabemos utilizar las redes, pero cuando explico cómo crear listas y gestionar nuestros contenidos muchos se sorprenden. De ahí que me preocupe tanto la brecha digital en la búsqueda de empleo. Existen herramientas muy interesantes que pueden ayudarnos a ser más eficientes en nuestra búsqueda, pero hay que dedicarles tiempo y formarse bien. El camino es largo, pero el aprendizaje merece la pena.